jueves, 16 de octubre de 2014

MÚSICA, VINO Y GASTRONOMÍA EN MOTA DEL CUERVO

Con el final de la vendimia llegan también las tardes cortas y lluviosas de otoño, las grullas a la Laguna de Manjavacas, los días soleados y frescos que invitan a pasear... en Mota del Cuervo nos encanta esta estación, por muchos motivos al que este año añadimos la celebración del Festival de Música y Vino Brass & Wines. Gastronomía, música y vino una propuesta inmejorable.



martes, 30 de septiembre de 2014

LA OFICINA DE INFORMACIÓN TURÍSTICA EN EL GIGANTE EN CIFRAS

Desde que el pasado 1 de Mayo el Molino el Gigante abriese sus puertas convertido en Oficina de Información Turística, muchas han sido las personas que hemos tenido el privilegio de atender en él.

Desde aquí,  hemos podido contarles nuestra historia, hablarles de nuestras tradiciones y fiestas, invitarles a conocer las preciosas calles y maravillosas gentes de Mota del Cuervo, y a que disfrutasen de nuestra rica gastronomía y productos típicos, les invitamos a conocer sus espacios naturales y su riqueza patrimonial, en definitiva hemos puesto toda nuestra ilusión y esfuerzo en  contagiarlos un poquito de esta pasión que sentimos por nuestro pueblo.


Las Moliendas se han trasladado del Domingo al Sábado por que es el día que más visitas recibimos, así pueden disfrutar de este magnifico espectáculo un  mayor número de personas. 

También se ha cedido temporalmente el Molino El Irak a uno de nuestros alfareros locales para que en su interior, los visitantes conozcan la riqueza de nuestra alfarería, la historia de las cantareras y la belleza de las piezas y el trabajo artesanal que allí desarrolla, además en las dos plantas superiores realizaremos exposiciones temporales como la que ahora finaliza llamada  "Aquellos Molinos llamados Gigantes", y que recorre la historia de los molinos harineros desde la prehistoria hasta nuestros días. Interesantes maquetas que puedes visitar hasta el de septiembre. 

Esta es la parte más bonita de nuestro trabajo, conocer a las personas que nos visitan y poner todo nuestro esfuerzo en que disfruten de su paso por Mota del Cuervo, pero otra parte muy importante del quehacer díario, es el estudio y análisis de los resultados de nuestro  propio desempeño para una mejora continua del mismo,  para ello recogemos una serie de datos estadísticos y opiniones que nos ayudan a conocer los gustos y demandas de las personas que nos visitan y así  poder ofrecerle la información que buscan. En las siguientes tablas podemos ver algunos de esos datos.

Nº DE VISITANTES POR MESES 


Nº DE VISITAS NACIONALES POR CC.AA.  DE MAYO- AGOSTO

Nº DE VISITAS INTERNACIONALES POR PAÍSES DE MAYO- AGOSTO



Otro tipo de información que recogemos, pero que no podemos plasmar en tablas estadísticas, son los intereses, motivaciones, gustos, sensaciones que los visitantes nos cuentan y transmiten a su paso por Mota del Cuervo.  Es quizás, la  más importante y valiosa que tenemos que recoger y estudiar a la hora de promocionar nuestra localidad turísticamente.

Adelantamos los datos totales de septiembre, mes en el que hemos recibido 914 visitantes de los cuales 803 fueron españoles y 111 extranjeros.

Esperamos poder seguir dando estos datos tan positivos para nuestra localidad ya que el turismo rural puede ser un importante complemento a la economía de Mota del Cuervo y desde la Oficina de Información Turística  haremos todo lo posible para que estos visitantes se vayan enamorados de la belleza de nuestro pueblo y la grandeza de sus gentes.

Y el último dato, para los próximos meses ya hemos cerrado 27 visitas con grupos que traerán a Mota del Cuervo cerca de 1500 personas esperamos que el interés por conocernos siga creciendo como hasta ahora.



sábado, 27 de septiembre de 2014

"La tienda de la Sacra" por Enrique Lillo Alarcón

La tienda de la Sacra

La Oficina de Turismo, hace unos días, colocó en face de Turismo Mota, una rueda de sardinas arenques, anunciando con gracejo que las fiestas habían acabado, era hora de trabajar. Recordaba la época de vendimia, cuando los vendimiadores llevaban para almorzar sardinas arenques y tomates.
Cuando regresé a La Mota, para la traída de la Virgen, recordaba con mi amigo la tienda de La Sacra, situada en la calle de la iglesia, en la parte baja de la calle, desde la iglesia hacia la calle Manjavacas. En ese momento se nos vino a la memoria a ambos, la rueda de madera con sardinas arenques en su interior, todas bien colocadas de modo radial, grandes como caballas, con ese olor sabroso, tan característico a mar.
Luego pensé en la tienda de La Sacra, apareció como algo nebuloso en mis recuerdos de infancia, pero a la vez con algunas escenas nítidas e imborrables en mi memoria. Recuerdo a La Sacra como una mujer morena, con el pelo corto y algo ondulado, de mediana edad, de estatura alta, con su mandil manchego atado a la cintura y recibiendo a sus clientes con amabilidad exquisita.
La tienda era de ultramarinos, pequeña, sin grandes pretensiones, dos o tres puertas más abajo de mi casa, con esa mezcla de olores infinitos de los distintos y variados productos que se vendían allí. A la entrada, a mano izquierda, apoyada sobre alguna caja o cualquier otra cosa que no soy capaz de definir, formando un ángulo con el quicio de la puerta, estaba la caja redonda de madera blanca con bordes marrones, con las maravillosas sardinas arenques, mirándote fijamente con sus ojos de pez y pidiéndote cómeme, mi sabor es exquisito …


Por otro lado, La Sacra era una mujer amable como he dicho, siempre estaba atenta a sus clientes que éramos todos los vecinos de la zona, era una más de la familia, conocida y querida por todos, como el médico de familia que siempre está a nuestro lado para mitigarnos el mal, a veces, simplemente con unas palabras o un consejo, siempre estaba dispuesta a ayudar, si necesitabas algo y no llevabas dinero, lo fiaba y ya lo cobraría más tarde, no había prisa, ni premura, ni agobio para nadie. Muchas veces me enviaba mi abuela a hacer algún recado, unos fideos que faltaban, una botella de aceite, una fruta para después ... , siempre me atendía con cariño y prontitud. También era un lugar de comadres, de información general y de comentarios de las últimas noticias acaecidas en La Mota, el resto del universo nos interesaba poco y estaba muy distante, para nosotros lo más importante era lo de nuestro pequeño mundo, de modo pausado, sin grandes aglomeraciones porque el lugar era pequeño.
¡Qué pena da perder la tienda pequeña del pueblo, donde te dan algo más que un producto!
¡Qué pena no poder ver a La Sacra cada día y nuestro pequeño rincón de la calle de la iglesia!
¡Qué pena no poder ver y oler las sardinas arenques cada vez que pasas por delante de la tienda de La Sacra!

Enrique Lillo Alarcón

Buscar este blog

Cargando...